Cosecha bajo demanda, una solución al desperdicio de alimentos

cosecha bajo demanda

Según la FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura, por sus siglas en inglés), un tercio de la producción mundial de alimentos se pierde. Para ponerlo en contexto, esta cantidad de alimentos serviría para alimentar a cerca de dos mil millones de personas, más del doble de personas que sufren desnutrición en el mundo.

Además del potencial que tienen estos alimentos para acabar con el hambre en el mundo, nos debe preocupar los recursos que se desperdician en toda la cadena, que van desde los recursos hídricos y de suelo en la producción, hasta la huella de carbono dejada durante el transporte para llegar a nuestros hogares, por nombrar ejemplos.

En ComeS procuramos aportar para resolver estos problemas, apostando por un modelo de alimentación más sustentable que disminuya el desperdicio, por ello: potenciamos pequeñas producciones agrícolas locales, con variedad de alimentos, que disminuyen o eliminan el uso de agroquímicos, te damos información para que te alimentes informada/o, te damos ideas de recetas para aprovechar mejor los productos y promovemos la cosecha o producción bajo demanda.

La cosecha o producción bajo demanda permite disminuir la perdida de alimentos por caducidad, deterioro durante la manipulación, reduce tiempos y recursos en transporte.

Encargando por internet en www.comes.cl puedes ayudar a disminuir efectos negativos del sistema de alimentación actual y puedes estar segura/o que los alimentos son preparados y seleccionado para ti.

Además acá te dejamos otros consejos para que desde el hogar contribuyamos:

  • Planifica un menú semanal.
  • Haz una lista de la compra con los productos necesarios.
  • Almacena adecuadamente los alimentos.
  • Diferencia entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente.
  • Congela correctamente los alimentos.
  • Calcula adecuadamente las cantidades.
  • Coloca los alimentos más viejos delante de los nuevos.
  • Aprovecha los alimentos para otra comida

Come lo que compres y compra lo que necesites.

Todos podemos contribuir.

Fuentes: FAO, sostenibilidad.com