Recomendaciones Generales de la Nutrición China

El mejor plan de alimentación va a ser el que es personalizado según la constitución individual y según un diagnóstico, pero hay ciertos aspectos generales que podemos ir incluyendo en nuestro día a día y así nutrirnos adecuadamente.

Esta semana queremos dejarles algunos tips para mantener una alimentación saludable desde la visión de la Medicina China. Cómo saben, no tiene que ver con requerimientos cuantitativos como la nutrición occidental, si no más bien considera aspectos cualitativos. Uno de los principales es la energía que cada alimento tiene, que servirá como materia prima de las sustancias vitales que recorren nuestros órganos y meridianos para su correcto funcionamiento.

  • Comer según la estación:  Nuestros cuerpos también sufren cambios cíclicos durante el año relacionados con las estaciones, por lo tanto, no sólo hay que comer alimentos que se producen y cosechan según cada estación, si no también incorporar los alimentos de la fase que corresponda a la estación según la teoría de las 5 fases/elementos (fuego, tierra, metal, agua y madera).
  • Elige alimentos de alto valor energético: Idealmente no procesados y de producción orgánica y sustentable.
  • Tener horarios de alimentación de intervalos regulares: Los órganos digestivos (bazo y estómago) representan la fase tierra y ésta ama la rutina, por lo tanto crear horarios de alimentación con intervalos entre tus comidas regulares, entre 3 y máximo 4 horas entre cada comida.
  • Consume cantidades moderadas: El principio básico que tiene la medicina china para determinar la cantidad adecuada de alimentos es “dejar de comer antes de estar satisfecho”. Comer en exceso perjudica la función de los órganos digestivos de digerir los alimentos y entregar los nutrientes al resto del cuerpo. Cuando la subestimamos desnutre y deshidrata el cuerpo puesto que no hay materia prima para las sustancias vitales.
  • Cocina y come con atención: Tomate el tiempo para cocinar y comer, apaga el teléfono, la televisión y mastica cada bocado por lo menos 30 veces, mientras más consciente y presente estés durante la comida, mejora tu digestión, cambia las relaciones no deseadas con ciertos alimentos o comidas y hace que te sientas mejor.
  • Muévete: La actividad física regular aumenta el metabolismo y mejora la función digestiva.
  • Evita usar el microondas ya que disminuye el Qi de los alimentos.
  • Evita comer cuando estés afectado negativamente, en discusiones, apurado, trabajando, estudiando o comer parado.
  • Evita el consumo de alimentos lácteos de vaca, grasas saturadas, frituras, harinas y azúcares refinados, y el exceso de alimentos crudos y fríos,  puesto que ralentizan el metabolismo y perjudican las funciones de transformación y transporte del bazo y estómago.

Por:

María Teresa Suazo Ortega

Nutricionista, Master en Medicina China

Datos de contacto: +56930774720 / materesa.suazo@gmail.com