Sácale provecho a tu canasta ComeS

canastas ComeS

Estamos a poco de comenzar Julio y por supuesto ComeS pone a disposición sus canastas mensuales con alimentos de alto valor nutritivo y de productores de la zona.

Para sacarles el máximo provecho a los alimentos que traen las canastas @bienestar.chile nos deja los siguientes tips y recomendaciones para que sepas como utilizarlos y obtener sus beneficios.

Pan integral con semillas o de masa madre: Al ser de harina integral lo hace una opción muy saludable, aportando fibra que previene enfermedades cardiovasculares, y las semillas aportan más fibra y grasas de buena calidad.

Zapallo: Cocínalo al vapor, de forma tradicional con agua o al horno. Agrégalo a tus sopas, guisos, legumbres. Puedes colocarlo directamente a la cocción de tu preparación o trózalo y hornealo antes de agregarlo.

Hortalizas verdes: Esenciales en nuestra cocina, durante el otoño e invierno, prefiere consumirlas cocidas, idealmente al vapor o blanqueadas para que no pierdan sus nutrientes. Agrégalas en tortillas, budínes, en tus guisos, con las legumbres, en tus cremas de verduras o en ensaladas.

Cebolla: Otro básico de la cocina que queda bien en todas las preparaciones, si vas a ocuparla salteada para hacer la base de tus preparaciones, prefiere hacerlo con Ghee o aceite de coco ya que resisten altas temperaturas y no se daña la calidad de sus grasas.

Papas: Miradas con recelo por ser verduras ricas en almidón y porque hacen subir el azúcar en sangre rápidamente, pero no nos equivoquemos, si las consumimos acompañadas de alimentos altos en fibra como las verduras y con fuentes proteicas, disminuye este efecto y podemos aprovechar todos sus nutrientes. Puedes cocinarlas en agua, al horno, salteadas con aceite de coco o Ghee. Evita consumirlas fritas, prefiere hacerlas al horno cortada en forma de bastoncitos y puedes tener una opción más saludable de “papas fritas”.

Frutas: Ricas en fibra, vitaminas y minerales las hacen imprescindibles dentro de nuestra alimentación diaria. Consúmelas crudas, como compota, en batidos, cocidas o en jugos naturales.

Zanahorias: Ideal para agregar en tus ensaladas, budines, crema de verduras, guisos, tortillas y con legumbres, pero también para preparaciones dulces como muffins, queques y galletas por su leve sabor dulzón. Puedes hacerlas hervidas, al vapor, al horno o salteadas. Además puedes consumirlas como fideos vegetales o zoodles, siendo una opción ideal si quieres reducir tu ingesta de cereales sobre todo en la noche, puedes mezclarlo con fideos normales o integrales o solo conusmirlos de esta manera y así reduces el aporte de carbohidratos y aumentas el de fibra.

Limones: Fuente principal de vitamina C, tan necesaria en estos días para mejorar nuestro sistema inmune. Ocúpalos como aliño para las ensaladas, en tus jugos naturales o como limonada natural.

Lechuga: Las verduras de hojas verdes tienen la capacidad de elevar nuestra sensación de saciedad. Consúmelas crudas en ensaladas como primer plato a la hora de almuerzo o como agregado de tus hamburguesas y  sandwiches favoritos.

Brócoli o coliflor: Amados por muchos y generalmente odiadas por los mas chicos, estas verduras nos permiten jugar en la cocina mejorando el aporte nutricional de muchas preparaciones. Puedes consumirlas cocidas al vapor, salteadas o hervidas por un corto periodo de tiempo. Si rallas estas verduras crudas puedes obtener un nutritivo “arroz” falso que puedes mezclarlo con el arroz tradicional y así bajas el efecto hiperglicemiante de éste o saltearlo con otras verduras. También puedes agregarle huevo, sal de mar y condimentos y tienes la masa de pizza perfecta sin harinas y con un alto aporte de fibra.

Repollo: Tanto el morado como el tradicional son alimentos muy buenos para tonificar los órganos digestivos según la medicina china. No solo puedes consumirlo crudo en ensaladas, si no que también puedes agregarlo a tus guisos, cremas de verduras o fermetado que nos ayuda a mejorar nuestra microbiota intestinal.

Huevos de gallinas felices: Podemos consumirlos de muchas formas: fritos (con ghee, aceite de coco o al agua), duros, a la copa, revueltos, pochados, en tortillas, budines, panqueques, omelettes, para acompañar el arroz o fideos y para repostería.

No se hable más, reserva la tuya y comienza a alimentarte bien.